Qué es la cistitis y cómo se contagia
Qué es la cistitis y cómo se contagia

Aproximadamente el 3-6 por ciento de todas las mujeres que viven en los Estados Unidos (de 3 a 8 millones) sufren de la afección pélvica dolorosa llamada cistitis o cistitis intersticial (CI).  CI es mucho más común en las mujeres que en los hombres, pero también afecta a entre 1 y 4 millones de hombres solo en los EE. UU. Los niños también pueden verse afectados por la cistitis intersticial; de hecho, muchos pacientes adultos con la enfermedad afirman que sus síntomas los han afectado desde una edad temprana.

Aunque la CI no se puede curar por completo (se considera una enfermedad crónica), el tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas y reducir el dolor. ¿Qué tipos de tratamientos naturales de cistitis intersticial están disponibles? Estos incluyen la acupuntura para mejorar la tolerancia al dolor; ejercicios como yoga o tai chi para aumentar el flujo sanguíneo; y una dieta curativa para reducir la inflamación. El estrés crónico y los hábitos poco saludables como fumar también pueden empeorar los síntomas de la cistitis intersticial, por lo que los cambios en el estilo de vida para abordar estos factores contribuyentes también son importantes.


¿Qué es la cistitis? 

La cistitis intersticial (o CI) es una afección pélvica y de la vejiga crónica, inflamatoria y dolorosa que a veces puede ser difícil de tratar.  De acuerdo con la Asociación de Cistitis Intersticial, CI también se conoce con otros nombres, incluyendo el síndrome de vejiga dolorosa (PBS), síndrome de dolor de vejiga (BPS) y dolor pélvico crónico.

¿La cistitis intersticial se considera una discapacidad? De alguna manera, sí. A veces se dice que el CI es “debilitante” y puede asociarse con dolor severo y limitaciones, lo que afecta negativamente la calidad de vida de las personas. Desafortunadamente, se considera una afección de por vida que se debe controlar de forma continua, al igual que los trastornos autoinmunes o problemas digestivos como el SII.

Mucha gente confunde CI para otras condiciones de salud, especialmente infecciones del tracto urinario (ITU) . Esto se debe a que estas dos afecciones comparten síntomas similares, como dolor en la vejiga y la pelvis. Sin embargo, con CI no hay infección presente, a diferencia de las UTI. El CI también se puede confundir con la prostatitis crónica en los hombres, que según los expertos ha conducido a un subdiagnóstico de CI entre los hombres adultos.


Síntomas y signos de la cistitis

¿Qué signos y síntomas esperaría ver con la cistitis y por qué? Los síntomas de CI pueden ser diferentes para cada persona que trata la condición. Lo que diferencia a CI de otras afecciones relacionadas es que alguien debe experimentar dolor urinario que dura más de seis semanas y que no está asociado con problemas de salud como una infección aguda o cálculos renales.  Algunas personas tienen síntomas casi todo el tiempo, mientras que otras experimentan síntomas que se agravan pero luego desaparecen antes de regresar.

Los síntomas de cistitis más comunes incluyen:

  • Dolor y / o malestar en la vejiga y la pelvis. El dolor a veces puede ser muy intenso y diseminarse a la parte inferior de la espalda, la uretra y los genitales. El dolor a veces se describe como sensación de perforación, punzadas o dolores sordos.
  • Aumento de la sensación de presión cerca de la vejiga, lo que provoca un impulso frecuente de orinar. “Frecuencia y urgencia urinaria” se refiere a la necesidad de ir al baño más a menudo y sentir un deseo más fuerte de lo normal de orinar de repente. Las personas con CI pueden sentir que necesitan orinar constantemente, lo que les lleva a orinar hasta 40-60 veces por día.
  • Sensaciones de ardor o escozor en la vejiga y la uretra, incluso al orinar.
  • Dolor durante el coito. Las mujeres pueden sentir dolor en la vulva, la vagina o el área detrás de la vagina. Los hombres pueden desarrollar dolor en el escroto, los testículos, el pene o el área detrás del escroto.
  • Problemas para hacer ejercicio debido al dolor.
  • Dificultad para dormir debido a levantarse a orinar.
  • Dificultad con las actividades diarias debido a la micción frecuente y las molestias.
  • Aumento de estrés emocional, ansiedad y / o depresión.
Qué es la cistitis y cómo se contagia cistitis ¿Qué es la cistitis y cómo se contagia? Qu   es la cistitis y c  mo se contagia
Qué es la cistitis y cómo se contagia

Causas y factores de riesgo de la cistitis intersticial

La CI es una afección inflamatoria de la vejiga que los expertos creen que es causada por la disfunción de las membranas proteicas que se encuentran en el revestimiento de la vejiga. Existe evidencia de que el daño a la pared de la vejiga puede permitir que las partículas de la orina, como el potasio, se filtren en el revestimiento de la vejiga causando una respuesta inflamatoria. Normalmente, el revestimiento de la vejiga debe poder repararse solo, pero en las personas con CI este proceso no parece ocurrir.

Los estudios sugieren que las proteínas, incluido el tipo llamado factor antiproliferativo (APF), pueden interferir con la actividad normal de las células de la vejiga y causar daño e irritación permanentes. El sistema inmune puede comenzar a atacar la vejiga (una respuesta autoinmune) y la señalización nerviosa en la vejiga también puede verse afectada. Cuando alguien con vejiga de CI se llena de orina después de ser filtrada por los riñones, la sensación de estiramiento causa mucha presión y malestar que a veces puede ser intolerable.

En función de sus causas subyacentes, ¿la cistitis intersticial es una enfermedad? CI no es necesariamente una enfermedad, sino más bien una condición que abarca una serie de síntomas incómodos. Actualmente hay dos subtipos reconocidos de CI: CI no ulcerativa e CI ulcerativa.

  • La cistitis intersticial no ulcerosa representa la gran mayoría, alrededor del 90 por ciento, de todos los casos de CI. Las personas con este tipo de CI desarrollan inflamación y hemorragias en la pared de la vejiga, lo que contribuye al dolor.
  • La cistitis intersticial ulcerativa es mucho menos común, representa alrededor del 5 al 10 por ciento de todos los casos de CI. Las personas con este tipo de CI desarrollan úlceras o parches en la pared de la vejiga.
  • Otro tipo raro pero severo de CI se llama cistitis intersticial en etapa final. Este tipo representa aproximadamente el 5 por ciento de todos los casos CI. Se diagnostica cuando un paciente tiene síntomas crónicos y graves de CI que duran más de dos años. La etapa final CI hace que la vejiga se endurezca, desarrolle úlceras y se vuelva muy dolorosa.

¿Cuáles son las causas subyacentes de la cistitis intersticial?

Todavía no se conoce del todo qué causa todos los casos de CI. Pero se han identificado una serie de factores que parecen contribuir al desarrollo de la enfermedad. Éstas incluyen:

  • Cualquier condición de salud o evento que dañe la vejiga o el revestimiento de la vejiga. Por ejemplo, el “trauma de la vejiga” puede ser causado por infecciones de la vejiga, infecciones pélvicas o cirugía pélvica.
  • Sobredistensión de la vejiga, causada por mantener la micción durante largos períodos de tiempo.
  • Disfunción muscular del suelo pélvico
  • Trastornos autoinmunes
  • Enfermedad inflamatoria pélvica, que puede estar relacionada con infecciones bacterianas, incluidas las infecciones de transmisión sexual, como la clamidia .
  • Inflamación neurogénica primaria (hipersensibilidad o inflamación de los nervios pélvicos)
  • Trauma de médula espinal

¿Cuáles son los factores de riesgo más importantes para desarrollar cistitis intersticial?

La CI Association dice que “la cistitis intersticial (CI) puede afectar a cualquier persona. Las mujeres, los hombres y los niños de cualquier edad o raza pueden desarrollar CI “. Las encuestas han encontrado que alrededor del 25 por ciento de todos los hombres y mujeres de todas las edades luchan con al menos algunos síntomas de dolor pélvico. No se encontraron diferencias en las tasas de prevalencia basadas en raza y etnia.

La mayoría de las personas con cistitis intersticial se diagnostican a los 30 años o más o en la vida, aunque es posible desarrollar síntomas a cualquier edad. Los hábitos de estilo de vida que incluyen comer una dieta deficiente, fumar y estar muy estresado parecen empeorar los síntomas de la CI. Las mujeres comúnmente encuentran que sus síntomas empeoran justo antes o durante la menstruación. Y hay alguna evidencia de que ciertos antidepresivos y analgésicos pueden desencadenar síntomas de CI.

Los niños y adultos que tienen CI tienen más probabilidades de tener otras afecciones de salud también, como fibromialgia , vulvodinia, alergias , reflujo, problemas gastrointestinales, enuresis (enuresis nocturna) o incontinencia.


Tratamiento convencional de cistitis intersticial

¿Cómo se prueba la cistitis intersticial? El diagnóstico de cistitis intersticial se puede determinar con exámenes que incluyen un examen físico, un análisis de orina y una prueba de cultivo de orina, ultrasonido y pruebas de imágenes.

Las opciones de tratamiento convencionales para CI pueden incluir una combinación de: medicamentos, fisioterapia, entrenamiento de biorretroalimentación, entrenamiento de vejiga (lo que implica esperar gradualmente más tiempo para usar el baño y extender el tiempo entre orinar), tratamientos alternativos para controlar el estrés, cambios en el estilo de vida y cirugía de vejiga, cuando sea necesario.

Los ejemplos de medicamentos para la cistitis intersticial que se usan para tratar los síntomas incluyen:

  • Amitriptilina
  • Polisulfato de pentosano
  • Hidroxizina
  • Cimetidina
  • Gabapentina, utilizada para ayudar a reducir los efectos secundarios
  • Analgésicos recetados que incluyen analgésicos opioides o codeína, o analgésicos de venta libre (OTC) como aetaminophen, aspirin e ibuprofen.

Debido a que la CI no es causada por una infección, no se ha demostrado que los antibióticos sean útiles. Los antibióticos solo deben usarse si se determina que una infección, como una ITU, es la causa principal de sus síntomas.

¿Cuándo se recomienda la cirugía para la cistitis intersticial? La cirugía suele ser una opción de último recurso si otros tratamientos no hacen lo suficiente para controlar los síntomas.

La cirugía para CI puede implicar la inserción de una pequeña cantidad de medicamento líquido (los medicamentos utilizados son Heparina, Lignocaína y bicarbonato de sodio) en la vejiga con un catéter mientras el paciente está bajo anestesia. El procedimiento ayuda a estirar el revestimiento de la vejiga e impacta positivamente en los nervios ubicados en la vejiga. Este tipo de procedimiento se llama instilación de Badder (o lavado o baño de vejiga). Si bien puede ayudar a disminuir el dolor, por lo general solo es una solución temporal. Es posible que sea necesario repetir la cirugía cada seis meses o anualmente para evitar que los síntomas dolorosos vuelvan.  En raras ocasiones se necesitarán otras cirugías, incluso para extirpar o agrandar la vejiga.


5 formas naturales de ayudar a controlar los síntomas de la cistitis intersticial

1. Seguir una dieta de cistitis intersticial

Comer alimentos inflamatorios puede exacerbar los síntomas de CI, por lo que una dieta saludable debe ser una parte clave de cada plan de tratamiento de CI. Una encuesta encontró que el 85 por ciento de los pacientes con CI experimentaron un empeoramiento de los síntomas después de comer ciertos alimentos o bebidas.  Por ejemplo, un estudio informó que el café, el té, las comidas picantes, el alcohol y las bebidas carbonatadas afectaron negativamente a más del 52 por ciento de los pacientes con CI.

Cada persona con CI reacciona a los cambios dietéticos de forma un poco diferente; algunos encuentran que cambiar su dieta hace una gran diferencia en términos de reducción de los síntomas, mientras que otros no notan mucha mejoría con los cambios en la dieta.

Si está luchando contra los síntomas de CI, se recomienda evitar estos alimentos y bebidas que pueden causar “exacerbaciones” del CI:

  • Pizza y otras comidas pesadas hechas con mucho queso o lácteos
  • Bebidas azucaradas que incluyen limonada, refrescos y la mayoría de los jugos comerciales, incluidos el jugo de arándano o de naranja
  • Bebidas carbonatadas y con cafeína, como café, té y refrescos
  • Alimentos procesados ​​hechos con granos refinados (cereales, panes, envolturas, galletas, pasteles, etc.)
  • Alimentos picantes o ácidos, como tomates, pimientos picantes y frutas cítricas
  • Los alérgenos comunes, que pueden incluir productos lácteos convencionales, granos que contienen gluten, cacahuetes y mariscos. No se ha establecido una relación clara entre la intolerancia a la lactosa o la intolerancia al gluten y la CI; sin embargo, muchas personas con CI encuentran que sus síntomas mejoran al evitar estos alimentos.
  • Alimentos con alto contenido de sodio / sal, azúcar agregado o aquellos que contienen edulcorantes artificiales
  • Alimentos procesados ​​que contienen grasas saturadas provenientes de animales criados convencionalmente (como carne de res y queso)
  • Alcohol

Trate de comer una dieta balanceada que incluya una variedad de alimentos enteros no procesados ​​que sean bien tolerados. Los alimentos para comer que respaldan la recuperación de la cistitis intersticial incluyen:

  • Alimentos ricos en antioxidantes, que incluyen verduras de hoja verde, bayas, brócoli, coles de Bruselas, zanahorias, remolachas, tomates, pimientos, té verde, cacao, verduras marinas, etc.
  • Alimentos ricos en fibra, como aguacates, bayas, manzanas, peras, copos de coco, higos, alcachofas, calabaza de invierno o de bellota, batatas, frijoles y legumbres, semillas y nueces como almendras, nueces, semillas de lino y semillas de chía
  • Hierbas y especias frescas como cúrcuma, jengibre, albahaca, perejil u orégano, además de ajo crudo y miel cruda
  • Carnes orgánicas, alimentadas con pasto o pasto
  • Pescado silvestre como el salmón, la caballa, la sardina o el arenque
  • 100 por ciento granos enteros como quinua, arroz integral, alforfón y avena arrollada
  • Caldo de hueso o proteína en polvo hecha de caldo de huesos / colágeno

Debe beber suficiente agua todos los días para evitar la deshidratación; sin embargo, no debe beber más de lo que necesita porque esto contribuirá a la frecuencia urinaria. Otra ventaja de comer una dieta saludable con alto contenido de fibra como la descrita anteriormente es que ayuda a prevenir el estreñimiento y facilita el tener deposiciones regulares todos los días. Las personas con CI han informado que tener deposiciones regulares ayuda a controlar sus síntomas porque disminuye la presión y la hinchazón en el abdomen.

2. Administrar el estrés con técnicas de relajación

El estrés tiende a causar una crisis en los síntomas de CI, empeorando el dolor y la inflamación. Algunos calmantes naturales que pueden ayudarte a controlar el estrés incluyen:

  • Yoga
  • Meditación
  • Ejercicios de respiración
  • Entrenamiento de biorretroalimentación
  • Usando aceites esenciales como la lavanda y la manzanilla
  • Pasar tiempo en la naturaleza
  • Lectura y diario
  • Cualquier tipo de ejercicio que no causa dolor
  • Hablando con un terapeuta o consejero
  • Unirse a un grupo de apoyo, ya sea en línea o en persona
Qué es la cistitis y cómo se contagia 2 cistitis ¿Qué es la cistitis y cómo se contagia? Qu   es la cistitis y c  mo se contagia 2
Qué es la cistitis y cómo se contagia 2

 3. Acupuntura y enfoques mente-cuerpo para sobrellevar el dolor

Los enfoques de medicina complementaria y alternativa (CAM) ahora se utilizan ampliamente para ayudar a los pacientes a enfrentar el dolor crónico, las enfermedades terminales y otros desafíos de salud. Los tratamientos CAM incluyen:

  • Modificación dietética
  • Hierbas y suplementos
  • Entrenamiento de la vejiga
  • Biofeedback
  • Yoga
  • Terapia de Masajes
  • Terapia física
  • Qigong
  • Medicina tradicional china
  • Acupuntura

Aunque todavía se necesitan más ensayos controlados y aleatorizados para confirmar cómo estos enfoques pueden ayudar a las personas con CI, un estudio publicado en la revista Andrología y Urología Traslacional afirma que “la evidencia clínica ha demostrado que cada terapia puede beneficiar a una parte de los pacientes con CI / BPS . ”

Los tratamientos CAM ya son populares entre las personas con CI. Según una encuesta basada en 1.982 pacientes con CI / BPS, aproximadamente el 84 por ciento había probado los tratamientos de CAM y el 55 por ciento se recomendó utilizar CAM por sus médicos. Los estudios han encontrado que la acupuntura puede ser útil para tratar el dolor crónico, el estrés y los problemas emocionales como la ansiedad o la depresión. Ciertos estudios también han demostrado que la acupuntura puede ayudar a modular el almacenamiento de la vejiga y las funciones de vaciado.

Los “enfoques manipuladores basados ​​en el cuerpo”, como el masaje y la atención quiropráctica, pueden ayudar a promover una respuesta de relajación y liberar los músculos tensos que empeoran el dolor. Y las prácticas físicas como el yoga, el qi gong y el tai chi pueden ayudar a mejorar la función física, suprimir el dolor, aumentar la inmunidad, aliviar la ansiedad y mejorar la calidad de vida.
 

4. Reduzca la inflamación al dejar de fumar y otros hábitos no saludables

Dejar de fumar , mantener un peso saludable, dormir lo suficiente, evitar la exposición a las toxinas y hacer ejercicio regularmente son todas maneras excelentes de controlar la inflamación.

La investigación sugiere que las personas que beben grandes cantidades de alcohol y humo o usan productos de tabaco tienen más probabilidades de padecer condiciones graves de vejiga, pelvis y colon que aquellos que no fuman ni beben demasiado. Esto es incluso cierto para los cánceres de vejiga y colorrectales. Controle su consumo de alcohol tomando no más de dos bebidas al día si es hombre o una bebida al día si es mujer. Para ayudar a dejar de fumar, puede hablar con un consejero o unirse a un programa en línea que se especializa en dejar de fumar. Puede comenzar llamando a la línea nacional para dejar de fumar.

Si puede mantenerse físicamente activo sin experimentar mucho dolor, el ejercicio ofrecerá protección contra la inflamación y respaldará su salud en general. Los ejercicios suaves y de bajo impacto como caminar, usar una máquina elíptica, nadar y estirarse son los más recomendados para aquellos con CI. El ejercicio puede mejorar su tolerancia al dolor, estimular la circulación, apoyar su sistema inmunológico y también puede ayudarlo a controlar su peso. Mantenerse activo también es una excelente manera de mejorar la sensación de bienestar y disminuir el estrés, la depresión, el insomnio o la ansiedad mientras trabaja en la recuperación.

Tomar ciertos suplementos también puede ayudar a reducir la inflamación y apoyar su sistema inmunológico, incluidos los suplementos de vitamina D, probióticos, magnesio y aceite de pescado omega-3.

5. Terapia física del piso pélvico

Considere visitar a un fisioterapeuta que puede ayudarlo a estirar y fortalecer los músculos del piso pélvico. Un estudio de 2012 publicado en el Journal of Urology mostró que el 59 por ciento de las mujeres con CI que recibieron 10 sesiones de tratamiento de fisioterapia miofascial experimentaron mejoras significativas en los puntajes de dolor, urgencia y frecuencia. La fisioterapia miofascial funcionó mejor cuando se comparó con el masaje terapéutico en mujeres con cistitis intersticial sintomática / síndrome de vejiga dolorosa.

El PT puede reducir los espasmos musculares y también puede ayudar con el control de la vejiga y el intestino. Al entrenar lentamente los músculos del piso pélvico y la vejiga, es probable que los hábitos del baño comiencen a sentirse más normales y bajo su control. Pídale a su médico una recomendación para un fisioterapeuta que se especialice en problemas del piso pélvico. Además, su fisioterapeuta puede enseñarle cómo estirar cuidadosamente los músculos del piso pélvico y mantenerlos relajados para reducir el dolor y la sensación de urgencia.


Precauciones

El hecho de que experimente dolor pélvico y necesite orinar con más frecuencia no significa que tenga CI. Primero deberá descartar otras afecciones que puedan estar causando sus síntomas, como infecciones del tracto urinario, cáncer de vejiga, enfermedades de transmisión sexual, cálculos renales y endometriosis.

Si ha experimentado dolor pélvico o de la vejiga durante más de varias semanas, visite a su médico (o la sala de emergencias si el dolor se vuelve severo). Siempre hable con su médico acerca de cualquier factor de riesgo que le afecte, como antecedentes de ETS, enfermedad inflamatoria pélvica, infecciones de la vejiga, infecciones urinarias o trastornos autoinmunes.


Puntos clave sobre la cistitis intersticial

  • La cistitis intersticial (o CI) es una afección pélvica y de la vejiga crónica, inflamatoria y dolorosa.
  • Los síntomas de IC incluyen: dolor y malestar en la región pélvica y la vejiga, necesidad urgente de orinar, dolor durante el coito, dolor que se propaga a los genitales y la espalda, limitaciones físicas debido a la incomodidad y problemas emocionales como ansiedad, angustia, depresión y problemas para dormir .
  • IC es causado por inflamación y daño en el revestimiento de la vejiga. Esto puede deberse a respuestas autoinmunes, infección y cambios en la señalización nerviosa cerca de la vejiga.
  • Los factores de riesgo para desarrollar CI incluyen: ser mujer, tener 30 años o más, antecedentes de enfermedades autoinmunes, antecedentes de ETS y / o enfermedad inflamatoria pélvica, haber tenido cirugía pélvica, una dieta deficiente, estar muy estresado y fumar.

5 Tratamientos naturales para la cistitis infecciosa

  1. Dieta saludable
  2. Manejando el estrés
  3. Acupuntura
  4. Cambios en el estilo de vida como hacer ejercicio y dejar de fumar para reducir la inflamación
  5. Terapia física

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.